Sivainvi, de Philip K. Dick

 

Sivainvi, de Philip K. Dick
Sivainvi, de Philip K. Dick

Sivainvi, de Philip K. Dick
[donación de Asociación Los Conseguidores el 07/08/2013]
Edición de Ultramar, Ciencia Ficción número 72, diciembre de 1988 (ISBN: 8473865111; D.L.: NA-1396-1988)
281 páginas, 173 X 113 mm.

• Cubierta, de Antoni Garcés.
• Sivainvi (novela), de Philip K. Dick.

Sivainvi (Sistema de Vasta Inteligencia Viva) es el nombre que se da a sí misma una misteriosa inteligencia que se comunica con Amacaballo Fat, el protagonista de esta novela, mediante unas luces rosas procedentes de la estrellas. Pero también es, o puede ser, uno de los nombre de Dios…
Así se inicia esta historia donde una vez más, como en toda la obra de Philip K. Dick, realidad y ficción se unen inextricablemente, y la realidad es desagarrada para ofrecernos un mundo irracional con destellos de gnosticismo, el Talmud y Zoroastro, en donde un imperio secreto que ha creado 2000 años de falsa historia es derribado, y en donde se alcanza el clímax de la antigua batalla entre las fuerzas de la Luz y la Oscuridad, para dar origen a la Segunda Venida de la Palabra hecha Carne…
Como muchos autores, Philip K. Dick no alcanzó la cúspide de su fama hasta después de su muerte, ocurrida en 1982. Sin embargo, antes de ella nos había ofrecido ya obras tan famosas como “El hombre en el castillo”, que ganó en 1962 el premio Hugo, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, de la que Ridley Scott hizo su clásica película “Blade Runner”, y otras novelas tan conocidas como “Doctor Bloodmoney”, “Ubik”, “Los tres estigmas de Palmer Eldritch”, “Ojo en el cielo”, “Fluyan mis lágrimas, dijo el policía” y “Una mirada a la oscuridad”. Considerado como el maestro de la irrealidad, de la desintegración de nuestro mundo cotidiano y de la relatividad de todo lo que existe, Dick escribió con “Sivainvi” su obra maestra, que continuó poco antes de morir con otras dos novelas relacionadas con ella y que forman como una trilogía: “La invasión divina” y “La transmigración de Timothy Archer”. Tras su muerte, el mundo de la ciencia ficción le rindió el tributo que merecía instituyendo en 1983 el premio Memorial Philip K. Dick, para la mejor obra estadounidense de ciencia ficción publicada originalmente en libro de bolsillo.