Lo mejor de la ciencia ficción rusa

Lo mejor de la ciencia ficción rusa

Lo mejor de la ciencia ficción rusa
Lo mejor de la ciencia ficción rusa

[donación de Asociación Los Conseguidores el 18/06/2013]
Edición de Bruguera, Libro Amigo número 88, de 1973 (ISBN: 8402005438; D.L.: B-37196-1971)
448 páginas, 171 X 101 mm.

• Recopilación de Jacques Bergier

• Cubierta, de Alberto Solsona.
• Cuentos de año nuevo (cuento corto), de Vladimir Dudincev.
• La máquina CE, modelo número uno (cuento), de Anatoli Dneprov.
• El gulú celeste (cuento corto), de Viktor Saparin.
• Los cangrejos caminan sobre la isla (cuento corto), de Anatoli Dneprov.
• El experimento olvidado (cuento corto), de Arkadi Strugatski., de Boris Strugatski.
• El capitán de la astronave Pholus (cuento corto), de Valentina Zuravleva.
• El despertar del profesor Bern (cuento), de Vladimir Savchenko.
• Naves de estrellas (cuento corto), de Iván A. Efremov.
• Seis cerillas (cuento corto), de Arkadi Strugatski., de Boris Strugatski.
• Mister Risus (cuento corto), de Alexander Beliaev.
• La esfera de fuego (cuento corto), de Vladimir Nemcov.
• El blanco como de Alaird (cuento corto), de Arkadi Strugatski., de Boris Strugatski.
• Las botas mágicas (cuento), de Viktor Saparin.
• La infra del dragón (cuento corto), de Georgie Gurevic.

Ofrecemos a los lectores de lengua castellana una auténtica primicia: lo mejor de la copiosas producción rusa de relatos de ciencia ficción, producción prácticamente desconocida entre nosotros. La selección ha estado a cargo de Jacques Berger, quien como coautor de El retorno de los brujos y destacado especialista de renombre mundial, no necesita ser presentado a nuestros lectores.- Ya en 1911 una revista rusa, El mundo de las aventuras, dedicaba sus páginas a lña ciencia ficción, con colaboraciones entre otros de Julio Verne y H. G. Wells. No es casualidad que el propio Konstantin Ciolkovskij, uno de los precursores de la astronáutica, padre de los sputniks y de los cohetes espaciales, fuese también uno de los grandes escritores del género que cuenta en la URSS con un público tan nutrido como devoto. Esta primera antología que llega a nosotros permite contrastar el mundo ruso de la ciencia ficción con el norteamericano, bien conocido, y nos introduce en una original expresión de las ideas de las jóvenes generaciones de la Unión Soviética.