Isaac Asimov’s Ciencia Ficción 3

 

89448001Isaac Asimov’s Ciencia Ficción 3
[donación de Asociación Los Conseguidores el 17/12/2015]
Edición de Picazo, Isaac Asimov’s Ciencia Ficción número 3, marzo de 1980 (ISBN: 8436102169; D.L.: B-8944-1980)
160 páginas, 195 X 132 mm.

· Cubierta, de Roca.
· Presentación, de Isaac Asimov.
· Minster west (cuento corto), de William E. Cochrane.
· Billar espacial (pasatiempos), de Martin Gardner.
· ¿Se acabó la física? (cuento corto), de Milton A. Rothman.
· Cuando no hay ningún hombre cerca (cuento corto), de Stephen Goldin.
· Buen sabor (cuento corto), de Isaac Asimov.
· La ventaja del equipo casero (cuento corto), de Jack C. Haldeman II.
· No manden flores (cuento corto), de Dean McLaughlin.
· Esperando en la oscuridad (cuento corto), de Stephen Leigh.
· A través del tiempo y el espacio con Ferdinand Feghoot (cuento corto), de Grendel Briartom.
· Muchas cosas esplendorosas (cuento corto), de Linda Isaacs.
· No hay sitio en el establo (cuento corto), de A. Bertram Chandler.
· Lorelei en Storyville del oeste (cuento corto), de Sherwood Springer.
· Contrabando (cuento corto), de F. Paul Wilson.

En la actualidad, a medida que los descubrimientos cósmicos progresan, algunos de manera asombrosa, se ha creado otra rama de la ciencia sumamente necesaria si realmente deseamos llegar algún día al espacio interestelar: la medicina espacial. Esta ciencia está encargada de medir las radiaciones que podría soportar el Hombre en el espacio libre de atmósfera, la influencia de los posibles virus existentes, tal vez en estado latente, en el cosmos, las temperaturas con que nuestros cosmonautas se encontrarán el día, ciertamente lejano tal vez pero que llegará sin duda alguna, en que el Hombre pise el suelo de otros planetas, planetas no dependientes del Sol. ¿Es pura imaginación pensar que un día llegaremos a las estrellas? Así pensaba el hombre de la Edad Media y sin embargo hemos plantado ya nuestras banderas en la superficie de la Luna, con lo que el sueño de Cyrano de Bergerac y de Julio Verne se ha hecho plena realidad.