El jinete en la onda de shock, de John Brunner

 

El jinete en la onda de shock, de John Brunner
El jinete en la onda de shock, de John Brunner

El jinete en la onda de shock, de John Brunner
[donación de Asociación Los Conseguidores el 14/08/2013]
Edición de Ultramar, Best Seller número 257, mayo de 1985 (ISBN: 8473863631; D.L.: NA-274-1985)
329 páginas, 196 X 136 mm.

• Cubierta, de Antoni Garcés.
• El jinete en la onda de shock (novela), de John Brunner.

América, año 2010. Los Estados Unidos están cubiertos por una red informática que abarca todo el país, y a la que puede accederse mediante un código utilizando cualquier aparato telefónico. la gente intenta sobrevivir en un medio que se les ha hecho tan cambiante que se ha vuelto hostil. Las ciudades están tribalizadas. Florecen los cultos religiosos. La gente busca un asidero donde sujetar sus vidas… y no lo encuentran. En este marco, Nickie Hafflinger, un genio informático huido de Tarnover, un hombre con tantas vidas e identidades que en realidad no existe, intenta sabotear el tipo de sociedad que atenaza al hombre del siglo XXI para devolver la cordura, la identidad y la libertad personal a las masas computerizadas, y salvar a un mundo que se halla al borde del desastre…
John Brunnner, uno de los más importantes autores de ciencia ficción, autor de obras como Todos sobre Zanzíbar (1968, Premio Hugo), El rebaño ciego (1972) y Órbita inestable (1975), es considerado como el gran cronista de la sociedad de nuestro futuro inmediato. Impresionado por el gran libro de Alvin Toffler El shock del futuro, decidió novelar las ideas del autor y basar El jinete en la onda del shock en el universo planteado por Toffler. El propio Toffler ha dicho de este libro: “Cuando John Brunner me habló por primera vez de su intención de escribirlo, me sentí fascinado…. pero me pregunté si él, o cualquiera, sería capaz de llevar a buen fin la tarea. Bien, él lo ha conseguido… con una desapasionada esplendidez. Un héroe con personalidades transitorias, animales con alma y comunidades supervivientes se funden para formar un futuro tan plausiblemente vivo que desde entonces no deja de hormiguearme en los dedos.”