Antes de la edad de oro 2

 

Antes de la edad de oro 2
Antes de la edad de oro 2

Antes de la edad de oro 2
[donación de Asociación Los Conseguidores el 30/07/2013]
Edición de Martínez Roca, Biblioteca Asimov número 4, de 1989 (ISBN: 8427013744; D.L.: B-38555-1989)
510 páginas, 200 X 135 mm.

• Cubierta, de Michael Whelan.
• Coloso (cuento), de Donald Wandrei.
• Nacido del sol (cuento), de Jack Williamson.
• Al margen del tiempo (novela corta), de Murray Leinster.
• Viejo amigo (cuento), de Raymond Z. Gallun.
• El planeta de los parásitos (cuento), de Stanley G. Weinbaum.
• Próxima Centauri (novela corta), de Murray Leinster.
• La galaxia maldita (cuento corto), de Edmond Hamilton.
• El hombre que encogió (novela corta), de Henry Hasse.
• Los cachorros humanos de Marte (novela corta), de Leslie Frances Stone.
• Los ladrones de cerebros de Marte (cuento corto), de John W. Campbell, Jr..
• Involución (cuento corto), de Edmond Hamilton.
• Caza mayor (cuento corto), de Isaac Asimov.
• Ojos desconocidos vigilan (artículo), de John W. Campbell, Jr..
• Planeta negativo (cuento), de John D. Clark.
• Pasado, presente y futuro (cuento), de Nat Schachner.
• Los hombres y el espejo (cuento), de Ross Rocklynne.

De la mano de Isaac Asimov, que a sus cualidades de narrador y ensayista suma la de excelente antólogo, el lector encontrará en este extenso volumen los mejores relatos que dieron lugar al explosivo crecimiento y popularidad de la ciencia ficción, desde sus mismísimos orígenes como género.

La aventura espacial en su forma primitiva e impetuosa, según la configuraron nombres gloriosos del momento como Edmond Hamilton, Jack Williamson, Murray Leinster, Stanley G. Weinbaum y John W. Campbell, entre otros. Relatos procedentes del período 1934-1938, los años previos a la entrada en el género de John W. Campbell, como responsable de la mítica “Astounding Science Fiction”, y que supusieron el comenzar de la Edad de Oro en la ciencia ficción.
El tipo de planteamientos en los que se inspiraron filmes como “La guerra de las galaxias”, con toda la frescura de su ingenuidad.