Visiones propias

 

Visiones propias

Visiones propias

Visiones propias
[donación de Asociación Los Conseguidores el 06/02/2018]
Edición de AEFCFT, Visiones, octubre de 1992
85 páginas, 210 X 149 mm.

· Selección de Julián Díez
· Cubierta, de Will Cormier.
· Una introducción de carácter personal, de Julián Díez.
· El dragón está suelto, de Pedro Pablo García May.
· Cromatóforo, de León Arsenal.
· El relevo, de Adolfina García.
· El celador, de Félix J. Palma.
· Recuerda, aquello, sueños, nosotros tres, de Juan Manuel Santiago.
· El piso maldito, de Pedro Pemau.
· Un cuento de Vir Boogliest, de José Ignacio Ocaña Martínez.
· Tormenta, de José Antonio Cotrina.

Solo tardé un par de años más en comprender que había algo que no funcionaba. Tras las bambalinas de Nueva Dimensión, detrás de los amables autobombos de los fanzines, se escondía la pobreza de ideas, el estancamiento, la autocomplaciencia. Yo había leído cosas y sabía que los españoles podían ser tan buenos como los demás. Pero nadie parecía convencido de aquello excepto unos pocos que se sentían demasiado pagados de sí mismos y des u propia importancia como señores de un reino de tres mil personas como para trabajar en serio en la renovación. El fandom no entiende de personalismos, de mesianismos. Para los aficionados jóvenes, nadie es significativo en un campo que ocupa la raquítica cantidad de tres mil personas. Los éxitos de hace años merecen respeto, no veneración. Este primer resultado de nuestra tarea tiene como modelo, de formas evidente, las Visiones Propias de Harlan Ellison. Como aquellas, nuestras propias visiones tienen como objetivo ser el germen de una pequeña revolución, más bien un levantamiento familiar considerando el tamaño de nuestro fandom. La ruptura que propugnamos es el fin de la cf española que podría haber sido escrita por un norteamericano (generalmente, de los malos).