Visiones 2015

 

Visiones 2015
Visiones 2015

Visiones 2015
[donación de AEFCFT el 14/11/2015]
Edición de AEFCFT, Visiones, julio de 2015 (ISBN: 9788494166815; D.L.: M-24409-2015)
241 páginas, 200 X 130 mm.
Contactos: A.E.F.C.F.T.; C\ Ría de Noya, 9; 30.508 Molina de Segura (Murcia); España
Correo-e: secretario@aefcft.com
Sitio: http://www.aefcft.com

· Visiones 2015: Cuestión de plazos, de Antonio Navarro Jarava.
· A modo de presentación, de Javier Vidiella, José M. Cárdenas y Ricardo G. Yayo.
· El funcionario (cuento corto), de Massimiliano Malerba.
· Por qué se perdió Bahía Blanca (cuento corto), de Juan Simeran.
· Huevo de Pascua (cuento corto), de Claudio A. Amodeo.
· Fauna marina (cuento corto), de Antonio Sancho Villar.
· El mordisco de Tyson (cuento corto), de Montiel de Arnáiz.
· Paddington-Victoria (cuento corto), de Ana Sáiz.
· Eternidad (cuento corto), de María Ángulo Ardoy.
· Cubierta [Visiones 2015] (cubierta), de Cris Miguel., de J. R. Plana.
· Mañana (cuento corto), de Carlos Sáez Pla.
· Atractor extraño (cuento corto), de Aitor Solar Azcona.
· Vampiras (cuento corto), de Víctor Selles.
· Parra en la holocubierta (cuento corto), de Juan Alberto Conde Aldana.
· ¡Tú la llevas! (cuento corto), de Diego Salcedo.
· Reflejos (cuento corto), de Marco Granado.
· La guerra de invierno (cuento corto), de David Gambero.
· Mendoza se atusó el flequillo (cuento corto), de Eduardo Delgado Zahíno.

Estimado lector: Tal vez no lo sepas, pero lo que tienes ahora mismo entre las manos es más que una antología de relatos: es un pequeño milagro que se produce año tras año, desde hace ya más de veinte, gracias a la tenacidad y perseverancia de muchas personas.

En primer lugar, gracias a las diferentes juntas directivas de la AEFCFT. Cierto es que ha habido años en blanco y años en los que la publicación de los relatos seleccionados se ha retrasado más de lo deseable. Pero, aun así, las sucesivas juntas de la asociación han mantenido su apuesta por esta antología en la que se da visibilidad a nuevos autores.

En segundo lugar, a todos los que alguna vez han participado como seleccionadores. Todos ellos han pasado horas y horas leyendo cientos de relatos y, lo que es más importante, lo han hecho de manera altruista, sin recibir nada a cambio. Miento. Si me dejo guiar por nuestra experiencia, sí que han debido recibir: habrán recibido las gracias y las felicitaciones de la mayoría de los participantes (no os vamos a mentir: también hemos notado cómo nos pitaban los oídos, aunque lo achacamos a gajes de la convocatoria). Sin duda, el saber que este libro llegará a manos de muchos lectores nos recompensa por el esfuerzo lector que hemos realizado.

Pero, sobre todo, libros como éste son posibles gracias a todos los que en una o en varias ocasiones han mandado sus relatos para ser leídos. Sin su entusiasmo y su ilusión hace años que esta convocatoria habría desaparecido. Ahora pasa al interior del volumen y empieza a disfrutar con tu propia lectura.