A cabeza descalza, de Brian W. Aldiss

 

A cabeza descalza, de Brian W. Aldiss

A cabeza descalza, de Brian W. Aldiss

A cabeza descalza, de Brian W. Aldiss
[donación de Asociación Los Conseguidores el 29/06/2013]
Edición de Acervo, Ciencia Ficción número 37, de 1979 (ISBN: 8470022814; D.L.: B-10194-1979)
304 páginas, 188 X 137 mm.

• Cubierta, de Césare Reggiani.
• Libro 1º. Simplemente de paso (cuento corto), de Brian W. Aldiss.
• Libro 1º. La serpiente de Kundalini (cuento), de Brian W. Aldiss.
• Libro 1º. La ruta del hombre migratorio (cuento corto), de Brian W. Aldiss.
• Libro 1º. La autopista de múltiples valores (cuento corto), de Brian W. Aldiss.
• Libro 2º. Trayectorias inmóviles (cuento corto), de Brian W. Aldiss.
• Libro 2º. Fractura autoancestral (cuento), de Brian W. Aldiss.
• Libro 3º. La astropista de Ouspensky (cuento), de Brian W. Aldiss.

He aquí el relato de lo que podría ser el mundo del mañana tras una guerra psicodélica en cuyo transcurso las grandes ciudades del mundo hubieran sido bombardeadas con nubes de LSD. La Humanidad ha perdido las pocas luces que le quedaban; hombres y mujeres viven en un continuo “viaje”; se crean nuevos cultos, nacen nuevas sensaciones; la realidad ha desaparecido, sustituida por un mundo confuso y onírico en donde la gente se mueve como fantasmas. Y, procedente de una de las regiones menos afectadas de Europa, donde la realidad no ha sido aún distorsionada, un hombre inicia su periplo hacia Inglaterra, que ha perdido ya todo sentido de la realidad…
Brian Aldiss no es tan sólo uno de los mejores autores anglosajones de ciencia- ficción, sino también el que da a todas sus obras un toque más marcadamente literario. “A cabeza descalza” inició su publicación en forma fragmentaria en la revista “New Worlds”, que dirigiera ese otro coloso inglés de la SF que es Michael Moorcock, y el impacto que causó en el público anglosajón fue extraordinario, superado tan sólo por su aparición en volumen. Libro complejo, tremendamente difícil pero de lectura apasionante, reconstruye con pleno éxito a través de la narración un mundo abocado a la locura permanente, lo examina desde su interior, lo hace vivir. Libro también de difícil traducción (casi imposible, afirmó no hace mucho el propio Aldiss, refiriéndose a los complejos juegos de palabras de intraducible factura de que está repleto, y al hecho de que, habiendo sido contratada su publicación en varios países, hasta ahora aún no haya aparecido en ninguno de ellos, siendo España el primero); hay que elevar aquí un gran elogio al traductor, que en su tarea se ha sabido situar a la altura del propio autor, recreando el original de una manera perfecta.